Kingdom Come, el cómic apocalíptico de Alex Ross y Mark Waid

Los años noventa se caracterizó por ser una época de cómics violentos, con personajes oscuros y poca profundidad en la trama. Escritores como Rob Liefeld eran un éxito de ventas. Pero, había algunos autores que no querían seguir esta tendencia, como Alex Ross, que junto a Mark Waid idearon una historia ambientada en un futuro donde los superhéroes ya no son los de antaño, un mundo de metahumanos violentos cuyo conflicto está a punto de ocasionar el apocalipsis. Con esta premisa nacía en 1996, Kingdom Come. La historia que buscaba DC Comics con el fin de narrar un futuro sombrío habitado por sus personajes emblema.

Sinopsis de Kingdom Come

Kingdom Come inicia de manera bíblica, con una profecía que anuncia el fin de los días. Un Pastor de iglesia, Norman McCay, es dotado de estas imágenes y junto a The Specter (El Espectro) serán testigos de cómo los superhéroes que todos conocemos son la causa del inminente Armagedón.

viñeta del cómic Kingdom Come. En ella vemos a Espectro con Norman

En el mundo caótico de Kingdom Come observamos una nueva generación de héroes falto de moral y sensibilidad. Con una explosión demográfica metahumana, el mundo está invadido por vigilantes imprudentes que luchan entre sí sin ningún motivo más que la emoción, despreocupados de los efectos colaterales. Calles destruidas y edificios demolidos son el pan de cada día, dañando a los civiles que se encuentran encerrados en este bucle de violencia.

Todo estalla cuando en una de estas peleas, el estado de Kansas es destruido, dejando millones de muertos y causando una crisis financiera mundial, después que Magog, uno de estos nuevos héroes usara innecesariamente su poder en una batalla contra Parasite (Parásito).

Opinión

El éxito de Kingdom Come se debe en gran parte a la complejidad del mundo que Ross ideó para su historia. Todo lo bueno del Universo DC se mezcla con su visión creativa de dónde estaría ese universo treinta años después. Ross y Waid plantean la premisa sobre qué pasaría si los héroes clásicos se hicieran a un lado para dejar que la próxima generación aprendiera por su cuenta, libre de restricciones de la verdad y la justicia que inspiraron a las masas en los viejos tiempos. Es impresionante lo expansiva que la historia continúa creciendo mientras Ross y Waid exploran los rincones más alejados del Universo DC.

superheroes luchando

En Kingdom Come vemos algunas cosas interesantes. Por ejemplo, la discordia entre Superman, Wonder Woman y Batman sobre cómo arreglar el desastre ocasionado por esta nueva generación de héroes. Superman, se presenta como una similitud de Cristo, un salvador que quiere enseñar a la nueva generación el significado de heroísmo, pero con la diferencia que él está dispuesto a usar la fuerza para hacerlo. Wonder Woman siente lo mismo, pero su idea de la fuerza y ​​la del Hombre de Acero difieren significativamente. Batman, que se ha vuelto aún más seguro de sí mismo, decide no unirse a sus antiguos compañeros de equipo y opta por un enfoque más encubierto y disciplinado para atacar al enemigo.

Wonder Woman y Superman en el cómic Kingdom Come

Estos son los tres grandes héroes, tratando de descubrir cómo volver a encaminar al mundo a medida que la ciudadanía se cansa cada vez más de la amenaza metahumana.

Kingdom Come se vuelve más oscura a medida que avanza la trama. La situación a la que se enfrentan Superman y Wonder Woman es complicada y carece de una solución simple. Los héroes pasan por situaciones difíciles y a menudo sus decisiones se ven empañadas por estos eventos.

El guion de Mark Waid se mueve hábilmente y sin tregua, exponiendo la trama en capas de manera efectiva. Kingdom Come tiene una serie de piezas, personajes e historias que se desarrollan simultáneamente. A pesar de esto, el cómic nunca se convierta en un desastre confuso. Waid evita que los matices religiosos de la historia abrumen la narrativa, mientras sigue utilizando citas y referencias bíblicas para construir la profecía apocalíptica.

Shazam y Superman

El arte de Alex Ross es una oda a la ilustración. El artista utiliza la referencia de fotos con un efecto espectacular en su trabajo. Cada panel presenta una expresión realista después del siguiente, ya sea temor, terror, tristeza, admiración o amor. El estilo de Ross aporta realismo a esta fantástica epopeya de superhéroes que la hace sobresalir del resto de historias. Alex Ross dibuja ángulos emocionantes y primeros planos dramáticos cuando es necesario, lo que demuestra que sus habilidades como narrador de historias son tan fuertes como sus habilidades artísticas.

Kingdom Come es una historia en la que se recuerda a los héroes más grandes del mundo que tienen una responsabilidad igual a la protección de la raza humana: proporcionar esperanza. Los héroes han sido derrotados. Perdieron su espíritu y son arrastrados por el infierno. Pero al final encuentran la determinación necesaria para alcanzar el protagonismo que disfrutaron cuando aparecieron por primera vez generaciones antes. Ross y Waid, con un enorme respeto por estos personajes, hacen que todo sea apasionante. Más importante aún, lo hacen creíble.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *