Flash: El país de las maravillas de Geoff Johns y Angel Unzueta

El principio del nuevo siglo llegó con algunos cambios en la colección de Flash, que por esa época no pasaba un buen momento. Por ese entonces a Geoff Johns que recién iniciaba su carrera como guionista de cómics se le encargó la tarea de trabajar en la serie del velocista. Primero se le contactó como un sustituto temporal, pero el éxito de su trabajo habló por él y se quedaría por mucho tiempo revitalizando las aventuras del corredor escarlata. El comienzo de esta etapa es el arco Flash: El país de las maravillas, cómic del cual hablaremos hoy.

Cuando Barry Allen, el Flash de la Edad de Plata, se sacrificó para salvar el multiverso en Crisis en Tierras Infinitas en 1985, fue sucedido por su compañero Wally West, un joven que por varios años lucharía para llenar los zapatos de su predecesor, tanto en pura habilidad física como, más reveladoramente, en confianza. Y así fue, por más de veinte años Wally fue el Flash que los lectores nuevos reconocían como héroe.

Portada de flash el pais de las maravillas

Después de años en el papel, West se adaptó e hizo lo necesario para llegar a ser un héroe aún mayor. Triunfó sobre los misteriosos enemigos de su mentor y una galería completamente nuevos Rogues.

Sinopsis de Flash: El país de las maravillas (Flash: Wonderland)

Corría el año 2000 cuando a Geoff Johns se le encargó que realizará una historia de seis números, hasta que la editorial (DC) encontrará un guionista que continuaría con la serie. Así Johns junto a los ilustradores Angel Unzueta y Doug Hazlewood traen a la luz Flash: El país de las maravillas (Flash #164 – 169). El cómic fue un éxito y el buen Geoff se quedaría por largo tiempo narrando las aventuras de Wally West. El resto es historia…

El país de las maravillas comienza con Flash en la cárcel, al parecer la policía piensa que Wally West es un criminal. Para mala suerte el héroe no tiene sus poderes, no puede acceder a la Speed Force. Y para colmo de males, nadie parece reconocer a Flash ni a Wally como un hombre de familia. Todo esto hace que el velocista deduzca que se encuentra en un universo alterno donde un rayo jamás lo golpeó.

Flash escapando de la policia

Ahora el héroe deberá buscar la manera de escapar de esta oscura dimensión y para lograrlo contará con la ayuda de quienes menos lo espera: dos viejos enemigos del Fash de la edad de plata y mentor, Barry Allen. Cada intento de escapar los llevará a realidades alternativas aún más extrañas y aterradoras. Wally y sus acompañantes deberán dejar atrás viejas rivalidades y unir fuerzas si quieres volver a su hogar…

Opinión

Este primer arco ya muestra los detalles que marcarían la etapa del Flash de Geoff Johns. Resalta la forma en que la relación de Wally con los Rogues difiere de la de Barry Allen, y cómo Wally y Captain Cold son más parecidos que diferente. La preocupación de Wally por el futuro y su familia, es una señal de su posterior recuperación de identidad secreta.

Al ser un arco concebido como relleno, se nota su fin, casi no tenemos ningún cambio en la continuidad. Pero eso sí, Johns deja algunas semillas que pronto serán frutos en posteriores entregas.

Wally West peleando contra un villano

Se nota el respeto hacia los personajes de antaño, rasgo característico en los guiones de Geoff. Es comprensible con la historia pasada de estos y con los autores que la crearon. Sigue con mucho cuidado la huella dejada por Mark Waid y logra encajar su trama en la continuidad sin hacer daño a los protagonistas, exaltando la figura de ellos en su lugar.

Las ilustraciones a cargo de Ángel Unzueta también son funcionales, pero no innovadoras. Se nota el estilo noventero del dibujante español, con muy buenos diseños y estilizado, pero sobrecargo en ocasiones y con abundante masa muscular en la fisonomía de los personajes.

flash el pais de las maravillas

El primer arco de la historia de Johns en Flash es dinámico y completamente fascinante. Es rápido, clásico violento y a menudo realmente aterrador. Con un improbable equipo de antagonistas vagando por una serie de realidades hostiles, chocando con versiones retorcidas de amigos y enemigos. El efecto general es el de una gran búsqueda completada con éxito. Sin dudas, es una historia que vale la pena leer.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *