Top 15 Mejores Cómics de Tintin, la obra maestra de Hergé

En esta oportunidad recopilamos un top con los mejores cómics de Tintín, la historieta que el dibujante belga Georges Remi, más conocido como Hergé, publicó por primera vez en la revista católica Le Vingtième Siècle en 1929. El último libro sin terminar de Tintín, Tintín y Alph-Art, apareció en 1986, tres años después de la muerte de Hergé. Durante ese tiempo, la tira cómica evolucionó. El primer volumen, Tintín en el país de los soviéticos, se caracteriza por ser una propaganda anticomunista, mientras que los volúmenes posteriores están mejor investigados y son menos xenófobos.

La serie capta la historia del siglo XX, proporcionando una lente sobre acontecimientos como la Guerra Fría y el Incidente de Manchuria de 1931. El niño reportero nunca archivó una historia, pero disfrutó de mucha acción, frustrando a los falsificadores y escalando el Himalaya.

Tintín y los Picaros (1976)

Tintín y los Picaros fue el último libro completo de Tintín. El cambio de vestimenta del protagonista a pantalones acampanados y a un casco de motociclista con un símbolo antinuclear, causó consternación entre algunos fans. En algunos puntos se siente un poco rancio, pero la mayoría de las aventuras con Haddock y Calculus a cuestas superan a los primeros libros sin ellos.

Tintín y los Picaros

Recomendación: Top 10 Mejores Cómics de John Constantine, Hellblazer de DC Comics

Vuelo 714 a Sydney (1968)

Vuelo 714 es un cómic de Tintín escrito en un momento en que la productividad de Hergé estaba disminuyendo drásticamente: el anterior libro, La Esmeralda de la Castafiore, fue escrito en 1963, y la continuación no llegó hasta 1976. Posiblemente aburrido de su creación, Hergé empuja los límites del formato con un final inesperado, pero aún sigue siendo una digna aventura de Tintín.

Vuelo 714 a Sydney

El secreto del unicornio (1943)

El capitán Haddock fue introducido un par de aventuras antes, pero entró en el centro de atención en El secreto del unicornio. Haddock añade personalidad al misterio de un velero que Tintín encuentra en un mercado. Tras publicar la historia del antepasado del capitán, el almirante Haddock, Hergé descubrió que un Sir Richard Haddock real sirvió como almirante en la armada británica en la misma época.

El secreto del unicornio

Las Joyas de la Castafiore (1963)

La Joyas de la Castafiore es una anomalía entre los libros de Tintín, ya que la acción apenas se desplaza desde el interior de las puertas de la finca Marlinspike. Al igual que el Vuelo 714, indica cierto aburrimiento con el formato de Tintín, pero es muy bueno de todos modos. Los personajes bien desarrollados son entretenidos incluso en ausencia de escenarios exóticos e intrigas políticas.

Las Joyas de la Castafiore

El loto azul (1936)

El Loto Azul es el mayor paso adelante en las historietas de Tintín. Marca el punto en el que Hergé comenzó a investigar sus localizaciones más profundamente. La repentina transformación de Tintín de colonialista arrogante a defensor de los oprimidos da profundidad a la serie. La trama deja de lado las escapadas maníacas de los primeros tiempos de Tintín para contar una historia más digna y centrada en los personajes.

El loto azul

La isla negra (1938)

Tintín visita Escocia en su séptima aventura. La Isla Negra es uno de los mejores cómics de Tintín, ya que Hergé exprime un montón de grandes momentos del todavía pequeño reparto. Milú muestra un incipiente interés por el alcohol, mientras que los Thompson se presentan sin querer a un concurso de aeronáutica.

La isla negra

Objetivo: La Luna (1953)

Calculus se convierte en el personaje central del par de libros centrados en la luna. En esta historia, Tintín y sus amigos se preparan para un viaje a la Luna, mientras lidian con la rivalidad entre Syldavia y Borduria. La acción apenas se desplaza fuera del recinto científico, pero de todos modos ocurren muchas cosas.

Objetivo: La Luna

Las siete bolas de cristal (1948)

Inspirada en la maldición del faraón Tutankamón, la sindicación de Las siete bolas de cristal se vio interrumpida por la ocupación nazi de Bélgica. La adición de elementos paranormales a un misterio clásico de Tintín es efectiva, y la historia termina en un cliffhanger que se resolvería en el Templo del Sol.

Las siete bolas de cristal

Recomendación: Top 14 Mejores Cómics de Thanos, el Titán Loco de Marvel

El país del oro negro (1950)

El país del oro negro comenzó a publicarse en 1939, después de El cetro de Ottokar, pero fue interrumpido por la Segunda Guerra Mundial y no se terminó hasta 1950. Esto explica tanto los nubarrones de la guerra como la disminución de los papeles de Calculus y Haddock. A pesar de los confusos orígenes, es una gran historia con algunas de las mejores travesuras de los Thompson.

El país del oro negro

Aterrizaje en la Luna (1954)

La minuciosa investigación de Herge sobre los vuelos espaciales hace que Aterrizaje en la Luna, estrenada quince años antes de la misión Apolo 11, haya envejecido bien. Aunque hay mucha información científica, hay suficientes acontecimientos inesperados para convertirla en una historieta de Tintín indispensable.

Aterrizaje en la Luna

El cetro de Ottokar (1939)

En El cetro de Ottokar, Tintín viaja por primera vez al país ficticio de Europa del Este, Syldavia. También marca la primera aparición de la cantante de ópera, Bianca Castafiore. Es mi favorito de los primeros libros de Tintín. Aumenta suavemente la tensión, ya que Tintín se encuentra en medio de un complot fascista que refleja la anexión alemana de Austria en 1938.

El cetro de Ottokar es uno de los mejores cómics de Tintín

Los tiburones del Mar Rojo (1958)

Tintín vuelve al ficticio reino árabe de Khemed, presentado en el País del Oro Negro. Vuelven muchos de los viejos personajes favoritos, como Rastapopoulos, Bianca Castafiore, Oliveira da Figueira y el capitán Allan, lo que la convierte en una divertida aventura para los aficionados más acérrimos. El ataque submarino culminante es tan hilarante como emocionante.

Los tiburones del Mar Rojo

Templo del Sol (1949)

Tras el escueto misterio de Siete bolas de cristal, Templo del sol recorre selvas y montañas. El deus ex machina en el clímax de la trama es una brillante mezcla de serendipia e ingenio, mientras que la subtrama, en la que los Thompson recurren a la radiestesia para localizar a sus compañeros desaparecidos, es divertidísima.

Templo del Sol es uno de los mejores cómics de Tintín

Tintín en el Tíbet (1960)

Tintín en el Tibet es considerado por muchos expertos como el mejor cómic de Tintín de toda su historia. Ambientada en la nieve del Himalaya, se inspiró en los sueños de tormenta blanca que Hergé experimentó durante una época de crisis personal.

Tintín en el Tíbet

Es esencialmente una secuela de El loto azul, el libro que marcó el avance artístico de la serie. Carece de muchos de los elementos habituales de Tintín -sin armas, sin malos, sin Thompsons- pero tiene mucha profundidad emocional para un cómic, lo que lo convierte en uno de los favoritos de los fans.

El asunto Tornasol (1956)

Este tebeo de Tintín capta a la perfección las tensiones de la guerra fría en la década de 1950. Un thriller de espionaje que combina la acción trepidante de las primeras historias de Tintín con la sofisticación de las aventuras posteriores, creando un relato que pasó a la posteridad.

El asunto Tornasol es uno de los mejores cómics de Tintín

Recomendación: Top 11 Mejores Cómics de Silver Surfer, Estela Plateada de Marvel Comics

Esta fue nuestra lista de los mejores cómics de Tintín. Si quieres salir de lo tradicional, escapar de Marvel y DC, la obra de Hergé es una muy buena alternativa. Es un clásico de la literatura universal y a pesar que ya tiene sus añitos, ha envejecido muy bien, entreteniendo a las nuevas generaciones.

Valora el contenido

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *